Drizas para barcos

Izar las velas con alegría – Las nuevas drizas ofrecen un manejo óptimo y no dañan las manos al navegar. Sin embargo, no solo deben complacer a la tripulación, sino también cumplir con las altas exigencias en cuanto a las fibras. Un cabo de driza debe reemplazarse tan pronto se sienta áspero o débil, ya que la resistencia de las fibras disminuye con el desgaste. Para ello ofrecemos una amplia selección de drizas náuticas, desde las más tradicionales hasta los cabos de Dyneema modernos de fabricantes reconocidos como LIROS o GLEISTEIN: incluidas las drizas de alambre que suelen utilizarse en los yates más antiguos.

¿Cómo se utilizan las drizas para barco?

Las drizas son la parte más importante de la jarcía de labor a bordo. Cuando una driza se rompe mientras se navega, además de la caída de la vela, el reemplazo de la driza se vuelve una tarea complicada debido a las guías de driza modernas en el mástil. Por lo tanto, vale la pena revisar regularmente todas las drizas de un velero en busca de daños. Dependiendo del desgaste, los cabos de driza deben reemplazarse después de unos ocho años como máximo.

También hay que prestar atención a la carga de rotura. En este sentido, la fuerza aplicada a la driza no es la única que juega un papel importante, ya que como es el caso de una driza de spi, las fuerzas de una ráfaga de viento repentina se distribuyen por igual entre la escota, la braza y la driza. La tracción generada es absorbida por las poleas, las mordazas o el winch en cubierta. Por lo tanto, los accesorios deben coincidir con el diámetro del cabo pues de lo contrario, las desviadrizas demasiado estrechas provocarán un desgaste rápido debido al aplastamiento constante. Además, se deben evitar los nudos para fijar las cabezas de las velas: un as de guía simple reduce a la mitad la carga de rotura de una driza. Si en su lugar se utilizan drizas precortadas con gaza empalmada y un guardacabos, la carga de rotura solo se reduce ligeramente.

Para cuidar las drizas basta con lavarlas de vez en cuando con agua dulce quitando los cristales de sal con bordes afilados del núcleo y del revestimieto. Por supuesto, las drizas no deben rozar con las partes sólidas del barco. Los cabos tendidos trabajan según el movimiento de la vela y la fricción puede dañarlos rápidamente.

¿Qué materiales son adecuados para las drizas?

Las drizas náuticas modernas están hechas de material multicapa. Un núcleo, generalmente hecho de Dyneema, soporta la carga principal y determina las propiedades centrales de la driza. Este núcleo está protegido por capas de revestimiento hechas de una fibra sintética más suave y, sobre todo, resistente a los rayos UV. Esto mejora el agarre de las drizas y escotas en la mano, la mordaza y el winch. Los núcleos de Dyneema también son sensibles a la luz ultravioleta, por lo que el revestimiento también sirve de protección.

En yates más antiguos, a menudo se encuentra un inserto de cable empalmado en un cabo corto. Hasta la década de 1980, las drizas de alambre fabricadas de esta manera eran la única forma de crear drizas sin estiramiento. Sin embargo, este método ha sido reemplazado en la actualidad por las fibras sintéticas modernas, como el polipropileno. Cuando los primeros filamentos de este alambre empiezan a sobresalir, es el momento de reemplazar la driza. El diámetro reducido del cable de acero no siempre facilita su sustitución por cabos de driza modernos: a menudo, las desviadrizas en la parte superior del mástil deben adaptarse al diámetro de las drizas que pasarán a través de ellas. Cuando esto no es posible, se deben volver a utilizar drizas hechas de cables de acero con una línea guía o empalmar en el mástil una cabo Dyneema más delgado en lugar de cable.

¿Qué longitud debe tener una driza?

La longitud de una driza no sólo depende de la altura del mástil, sino también del tramo que recorre en cubierta a través de las poleas hasta la mordaza y el winch en la bañera. Una fórmula general útil para la mayoría de los yates es el doble de la altura del mástil más dos tercios de la eslora del barco, ¡aún así un margen adicional no esta de más! Unos metros extras valen la pena a largo plazo: un claro ejemplo es una driza de foque enrollable que generalmente se tensa con fuerza al comienzo de la temporada y se vuelve a soltar hasta el otoño. Durante este tiempo, la carga se mantiene siempre en los mismos puntos de las desviadrizas y las mordazas. Si al comprar una driza se eligió una longitud más larga, se puede acortar la parte del lado de la vela. De esta forma, las áreas más estresadas se mueven un poco más, la driza se carga de manera más uniforme y su durabilidad es mayor en general.

Puede encontrar más consejos para comprar drizas para barcos en nuestra guía sobre cabuyería. ¿Busca otros cabos para yates? ¡Le ofrecemos una gran selección de fabricantes reconocidos!

Evaluaciones y comentarios de nuestros clientes

Todas las reseñas (124.641)
Icono del perfil de usuario

Mariano L. el 18.08.2022

La vi por Internet

Icono del perfil de usuario

Claudio G. el 17.08.2022

Todo perfecto

Icono del perfil de usuario

Teresa P. el 17.08.2022

en menos de 24 horas llego la mercancia a España